Relaciones simbióticas

Hola a tod@s.

¿Qué tal transcurrió el mes?.

Yo tengo pocas cosas que contaros , ando igual en inquietudes y preocupaciones respecto al mes pasado en lo referente al máster . Algo más agobiada con mis pacientes porque aprender a trabajar como psicoterapeuta humanista integrativa  nadie dijo que fuera fácil ¡ y oye¡ aquí estoy DÁNDOLO TODO muy satisfecha y orgullosa de poder acompañarlas en este momento de sus vidas.Este período de prácticas me está suponiendo un gran esfuerzo y sacrificio porque me junto con tres historias y problemas diferentes cada semana con su respectivo informe de prácticas posterior a la sesión a realizar en las 72 horas siguientes. Y eso me lleva a revisar temario de módulos vistos , recordar e integrar los conocimientos teóricos. A la vez es muy enriquecedor y productivo. Se que es la mejor forma de asimilar el conocimiento y guiar el proceso de cada una.

También noto que empiezo a estar cansada del ritmo de hacer, pensar , elaborar, pero lo que más me agota ahora que ya me conocéis tan bien  ¿os lo podéis imaginar?. ¿ No? Pues sí , son las relaciones personales tóxicas de mi entorno más cercano. Unas te vienen dadas por el parentesco y tú no las eliges o quizá si inconscientemente. Otras las has elegido tú desde el principio sin lazos familiares de por medio y es más fácil protegerse poniendo límites. Pero ambas comparten similares consecuencias .  Alteran tus planes y los de los tuyos, trastocan y desestabilizan tu equilibrio emocional. Qué complicada se hace la convivencia en la pareja cuando los guiones de vida de cada uno se entremezclan. Y uno deja de saber si las decisiones que toma son suyas o introyectos de alguna figura parental que se  impone sobre si mismo. Cuando el marco de referencia de cada uno es diferente  y la misma situación se percibe con valores y creencias diferentes a los  que cada uno es  . ¡¡¡Cuánto daño hacen las simbiosis entre dos o más personas¡¡¡ .

Según la teoría de los Schiff, presuponen que se produce una simbiosis  cuando dos o más individuos se comportan como si fueran una sola persona. Lo que se traduce en que una persona pierde el grado de autonomía para comportarse libre , espontáneamente y de forma adulta para estar a merced o  necesitar de otra persona para poder ser autónoma. Hay una dependencia. Una puede ser la encargada de mandar, controlar, cuidar , ejercer poder de decisión en un área de la vida y la otra es su muleta que se sobreadapta, dejándose cuidar y complaciendo decisiones ajenas en esa área. Pues esa soy yo, la que lleva años luchando por ser cada vez más adulta y autónoma en todas las facetas de su vida. Siendo dueña  de mis decisiones y eligiendo las normas que son adecuadas en cada momento. Y bueno sigo chocando con el entorno, con   todas esas personas unidas en comunión simbiótica que fortalecen resistencias  para seguir perpetuando sus guiones de vida unidos todavía por  un cordón umbilical . Al principio estás convencida que con el paso del tiempo el cordón umbilical lo cortarán o se caerá, pero conforme pasan los años y sigue ahí pierdes la esperanza. De esperanzas también se vive, es el dicho popular que me viene, pero también puedo morir esperando.

De ahora en adelante seguiré haciendo el duelo de todas aquellas cosas ( personas y situaciones)  que no son como a mi me gustaría que fueran, aceptando la frustración que eso supone, y valorando si estoy dispuesta a seguir así toda la vida o puedo hacer yo algo para cambiar la situación. Si,  cuando haga el duelo cambiaré algo en mi.

En general pienso que si hubiera más educación emocional en las aulas y hogares; si en el mundo y en la sociedad se le diera el valor que tiene a las emociones , seríamos todos unos adultos más felices y sanos viviendo en un mundo más humano ,compasivo y solidario. Qué lástima cuándo se imponen los juegos psicológicos de poder en las relaciones familiares, personales, laborales, etc….. Cómo dañan la convivencia y confianza.

Cada uno ejerce poder de una forma insana, bien en exceso o bien en defecto autorretrayendolo. Todo, para alejaros más de nosotros mismos. Para no afrontar nuestra vida de una forma responsable haciéndonos cargo de nuestras carencias. Porque supongo que es más fácil vivir en el orgullo de pensarse alguien superior y conocedor de todo hacia todo(o de alguien inferior por quien todos deben decidir y elegir )  que en la humildad de saberse nada conocedor de todo salvo de si mismo.

Si creo que como conclusión final siento que con este  máster cuanto más aprendo, menos se de todo  y más se de mi . Es lo que me llevo para mi para siempre. Crecimiento personal y experiencia vital. Y por supuesto el convencimiento y reafirmación de ser lo que quiero ser terapeuta en PHI.

Muchas gracias a tod@ por acompañarme en el trayecto de este emocionante viaje.

Un fuerte abrazo lleno de cariño sincero

 

Susana Palacios
Estudiante del Máster de Psicoterapia Humanista Integrativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *