Punto de Inflexión

Voy a escribir unas líneas en las que voy a intentar reflejar la satisfacción que siento a estas alturas del máster. Desde hace unas semanas estoy permitiéndome disfrutar en profundidad el trabajo realizado durante el último año – aunque parezca mentira que un estudiante esté escribiendo esto. Por otro lado he vivido un punto de inflexión al participar en el taller de técnicas de trabajo emocional en El Espinar.

Desde aquí quiero agradecer la oportunidad de forma personal pues tenía circunstancias que me impedían participar en otras fechas previstas y Galene facilitó la adaptación – también quiero agradecer de corazón tanto al equipo que nos acompañó en el taller como a mis compañeros de grupo de fines de semana con quien no pude sentirme mejor. El clima de seguridad, afecto y confianza que viví me permitió llegar a realizar un trabajo verdaderamente profundo por el que siento un agradecimiento que no puedo expresar fácilmente con palabras.

Prepararse como psicoterapeuta requiere realizar psicoterapia personal en paralelo que complementa la calidad de la formación de forma esencial. Durante el curso han surgido oportunidades de conocer tanto teoría como su aplicación a nivel práctico. Por otro lado muchos de los temas y experiencias dentro del máster tocan y pueden abrir temas personales que invitan a realizar un trabajo profundo. De forma específica, tras el taller de trabajo emocional mi terapeuta ha facilitado un trabajo extraordinario para mí al que llevaba varios años sin poder enfrentarme.

La carga durante el segundo curso es algo mayor: a la formación distribuida en módulos quincenales se añade la elaboración de un proyecto de investigación y tesina así como la realización de las prácticas. En este momento estoy observando y anotando ideas para la investigación. Estoy explorando ideas en torno a lo que yo siento puedo aportar acercando mi propia experiencia. Por otro lado hace algo más de dos meses comencé las prácticas semanales con dos pacientes – esta es una de las experiencias clave que es supervisada desde Galene por un equipo de una excepcional – su apoyo me ayuda a darme cuenta de aspectos muy importantes además de ser un apoyo magistral de una calidad humana enorme.Espero hablar de ambas experiencias de forma más detallada en artículos futuros.

Volviendo a la sensación de satisfacción – una vez atravesada la mitad de los dos años de formación – continúo desarrollando confianza y seguridad en mí mismo. Se trata de una experiencia que me hace pensar en las palabras solidez y madurez, a pesar de ser consciente que aún queda bastante tiempo (¡la segunda mitad!) con ello quería dar a este artículo un tono de celebración y describir la confianza que estoy experimentando.

Quiero haceros un regalo en forma de imagen: una de las experiencias más placenteras que estoy viviendo es el re-descubrir aspectos personales como la creatividad y el placer en vivencias cotidianas. Hace unos días visité Wicklow al sur de Dublín y tomé la fotografía que acompaña al artículo, espero os guste  🙂

Javier Sáez

 

Javier Sáez
Estudiante del Máster de Psicoterapia Humanista Integrativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *