Primavera,¡nuevo ciclo!

Ya es primavera y aunque de momento el tiempo no acompaña, podemos notar en nuestro estado de ánimo, en nuestro cuerpo y en la naturaleza este renacer que sucede cada año. Este nuevo ciclo me anuncia este año que el fin de curso y del master se acerca. Se acerca el final de tener un módulo nuevo cada 15 días que estudiar, integrar, y practicar a través de los trabajos que lleva asociados. Anuncia el final de las prácticas con personas de fuera del master, estos días estamos cerrando los casos en los que he participado en la Fundación Desarrollo y Persona, y apenas me quedan unas 4 sesiones con la paciente que me proporcionó APHICE y que llevo directamente. Han sido experiencias muy diferentes entre sí, muy enriquecedoras en todos los casos, que me han enseñado mucho y que me han confirmado mi vocación por este trabajo de acompañamiento y apoyo a personas que desean transformar ciertos aspectos de su vida.

Ante este próximo cierre me surgen unas tremendas ganas de avanzar hacia el fin de curso, y terminar esta etapa de tanta dedicación al estudio, a cumplir fechas de entrega… Creo que seguramente echaré de menos recibir cada 15 días el nuevo material, he disfrutado muchísimo leyendo y aprendiendo un contenido tan interesante y tan bien elaborado. Sin embargo estoy deseando comenzar ya una nueva etapa y poner en práctica de forma profesional todo lo que he ido aprendiendo en estos 2 cursos escolares que hemos dedicado al Master en Counseling Humanista Integrativo. Estoy disfrutando muchísimo el contenido que estamos viendo desde el inicio de 2017, que recoge el gran abanico de técnicas de intervención y estrategias terapéuticas que se utilizan en Psicoterapia y Counseling. Me han gustado especialmente los módulos que abordan el tratamiento del trauma psicológico con contenido de Mario Salvador,y también los módulos de parentamiento y reparentamiento, y la terapia de redecisión. También me ha gustado conocer las técnicas de terapia breve que yo veo como algo complementario a los procesos profundos de transformación personal. Nos quedan aún por ver los módulos de pareja, familia y la terapia de guion. Todo ello tan interesante, que me hace reafirmarme cada día en la buena elección que hice al optar por este Master y por las terapias Humanistas Integrativas que recogen tantas corrientes y tanta diversidad de enfoques con las que me identifico muchísimo. Tengo la sensación de estar adquiriendo un buen bagaje, una rica y diversa caja de herramientas y un buen conocimiento práctico de cómo o cuando utilizarlas.

Por delante aún la tesina, que apenas he empezado a esbozar, y las prácticas del proceso de duelo en las que acompañaremos como terapeutas los procesos de compañeros del primer curso. El broche final serán 15 días intensos y presenciales pero eso será ya para septiembre. Mientras tanto, disfrutemos de todo este conocimiento y experiencias enriquecedoras que sigue trayéndonos el Master!

¡Estoy tan contenta de formar parte de esta comunidad de terapeutas Humanistas Integrativos! Cómo muchos sabéis, nació en las décadas de los cincuenta y los sesenta en Estados Unidos. Se trataba de un nuevo movimiento psicológico que se denominó la «Tercera Fuerza», diferenciándose del Psicoanálisis y el Conductismo. La Psicoterapia Humanista Integrativa propuso un nuevo enfoque psicológico concentrando en los aspectos que mejor definen al ser humano: los sentimientos, la creatividad, los valores, la autonomía, la concienciay muy especialmente la autorrealización. Se considera de forma holística al organismo humano (persona) como un todo que se entrama con el todo: sentir, imaginar, pensar, hacer.

Cuanto más lo conozco, más resueno con los planteamientos de nuestros fundadores (Maslow, C. Rogers, V. Frankl, Berne, Perls, Lowen, Moreno…) y cómo consideramos a la persona ya desde las primeras líneas del preámbulo de nuestro Código Ético y Deontológico: «El cuerpo doctrinal de la Psicoterapia y el Counselling desde el enfoque Humanista Integrativo, sitúa en un lugar central al Ser Humano y no como ser enfermo sino como ser en evolución y en desarrollo de sus potencialidades… considerando al paciente como ser humano, digno, sujeto y objeto de dicha actuación.»

Cristina Melo

 

Cristina Melo
Estudiante del Máster de Counselling Humanista Integrativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *