Momentos de agobio

Hola de nuevo!

Esta vez me ha costado bastante sentarme aquí delante del ordenador y ponerme a escribir. La inspiración no viene a mí, me siento agobiada y bloqueada en estas últimas semanas. Hace un par de semanas que inicié las prácticas con dos pacientes y he tenido suerte de poder trabajar con ellos en mi propia consulta porque era casi imposible poder cuadrarme las horas con sus horarios.

Es complicado llevar el máster, con todo lo que demanda, y además estar trabajando. Tienes que sacar tiempo para estudiar los módulos, hacer las actividades, cuadrar horarios con compañeros de actividades conjuntas, hacer prácticas y escribir los informes en poco tiempo, buscar tiempo para la terapia personal y en mi caso para supervisión también, escribir en el blog algo interesante todos los meses… y ahora añadimos la tesina. A todo esto hay que añadir un poco de ocio, vida social, familiar y autocuidado.

Creo que desde que leí el email hablando de la tesina empezó mi agobio. Son demasiadas cosas por delante y aunque confío en mi capacidad para sacarlo todo adelante hay momentos en los que me puede la presión. Aquí entra en juego también mi Padre Crítico, exigente y rígido. ¿Cómo voy a centrarme en hacer una buena tesina si no dispongo de tiempo suficiente para todo? Tal vez tengo intentar bajar mi autoexigencia, y solo disfrutar del camino, hacer la tesina, sea como sea, el objetivo es hacerla y disfrutarla.

En un principio pensé que al ser un máster semipresencial online no sería tan demandante y sería cómodo de llevar estando trabajando, pero me he dado cuenta que para nada es así. Que se puede hacer, sí, claro que sí, pero que necesitas una dosis extra de motivación, y si puede ser tener un trabajo a media jornada para entregarte a fondo en la experiencia Galene, vivirla y disfrutarla muchísimo mejor.

Con estas palabras no tengo intención de desanimar a nadie a realizar el máster, al contrario, para mí está siendo una experiencia realmente enriquecedora en todos los sentidos y volvería a tomar la decisión de hacerlo una y otra vez, solo quiero hacer constancia del esfuerzo que supone aunque sea semipresencial y online. Considero que para poder disfrutarlo de verdad y que no suponga una carga como a veces lo siento, es preferible estar más libre y experimentarlo 100%, porque es un máster experiencial.

También es cierto que durante todo el transcurso de máster pueden ocurrir muchas cosas en nuestras vidas (en la mía han ocurrido demasiadas en este tiempo) y eso puede alterar el ritmo, la motivación o el tiempo libre que tengamos para realizar el máster. A pesar de esto, considero que también es una oportunidad para vivir y crecer, pues las adversidades en la vida están siempre presentes y hay que aprender a enfrentarlas estemos cómo y dónde estemos.

Enriquecedor al máximo en lo personal y en lo profesional, pero duro y exigente también, de ahí el éxito de un buen aprendizaje e integración, que es lo que yo buscaba cuando comencé en esta aventura con Galene.

antonia_firma

Antonia Fernández
Estudiante del Máster en Psicoterapia Humanista Integrativa

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *