Mi viaje

Hola a todas las que me leéis y gracias por estar ahí.

¿Quién soy?

Mi nombre es Beatriz, nací en Madrid en el invierno de 1977 y la vida me ha traído hasta Maastricht en Holanda, donde vivo desde hace tres años con mi pareja y mis tres hijos. Me dedico al acompañamiento y asesoramiento en nutrición y estilo de vida saludable.  Estoy feliz de haber comenzado, hace apenas dos meses, este estupendo Viaje del Terapeuta.

Quizás os preguntéis cómo he llegado hasta aquí, bueno, pues medio de casualidad y no (porque esto de las casualidades hace tiempo que no me lo creo ya…). Todo empezó hace unos 4 años, bueno no, empezó antes porque mi vida ha dado muchas vueltas en lo que a formación se refiere. Me Licencié en Sociología, con la inquietud de conocer al ser humano no sólo en lo individual sino también en lo colectivo, soñaba con ser Antropóloga, e investigar las comunidades humanas y, al terminar la carrera deseaba enfocar mi labor profesional en el trabajo con población poco favorecida, lo que me llevó a especializarme en gestión y organización de ONG´s. 

¿Qué pasó entonces?

En este camino estaba, cuando me fue diagnosticado un bloqueo AV de primer grado en el corazón, asintomático y sin necesidad de medicación, pero que me llevó a querer tomar las riendas de mi salud a través de la alimentación, el alimento es uno de los cinco pilares de nuestra salud, y nos da el combustible por el que nuestro organismo funciona de forma saludable o no…  ¡según lo que comas, claro!

Y, fue así como, en el mejor momento, comencé; por un guiño de la vida mi mejor amiga del instituto y su madre se dedicaban a esto de la Macrobiótica desde hacía años, así que fue fácil comenzar a investigar por ahí, gracias a la vida por esta suerte; de manera que, casi sin reparar en más objetivo que mi salud, además de la formación como consultora en nutrición macrobiótica, me fui incorporando a nuevas formaciones en terapias energéticas. Y como quería conocer más sobre el funcionamiento del cuerpo a nivel fisiológico, mis pies me llevaron a un Master en Nutrición en la Complutense.

Poco a poco me iba apasionando más y más el conocimiento del ser humano en cuerpo y quería compartir lo que a mí me había sido tan útil, así que empecé a dar clases de cocina Macrobiótica, y a ver en consulta a amigos y conocidos; y así llegué a esto del acompañamiento.

¿Y Galene?

Pues de casualidad y no…

Cada uno de los caminos recorridos me habían acercado un poco más a esas riendas de mi salud, sin embargo, una parte de mí sentía que había algo más allá de lo físico, que las emociones, que para mí siempre fueron importantes, también debían ser fundamentales para que la persona viviera su vida de manera plena y saludable.

En el Tao ya había experimentado esta conexión de las emociones con el cuerpo, en cada uno de los órganos, y comencé a buscar más sobre esto, entonces la Biodanza llegó, para conectarme con el trabajo con emociones a través del cuerpo… Y después, la maternidad llegó, y me siguió conectando con las emociones y las emociones en el cuerpo, y empecé a buscar una formación para continuar lo que ya hacía desde biodanza, pero a nivel más profundo y en sesiones individuales…. Y viví El viaje de la Mujer Cíclica para confirmarme en este querer ser acompañante de emociones, y continué buscando cómo pulir esta parte de mí un poco más.

Y, después de mucho buscar, un día casi mágicamente, llegó Galene. Como soy socióloga y no psicóloga, en un principio lo descarté, y al cabo de los meses Susana me volvió a contactar, lo vi más claro por lo interesante de la propuesta formativa y por lo asequible que me resultaba hacerlo al ser online, y en la primera conexión en directo fue más confirmación de que era lo que andaba buscando… Y con la energía que me llegó en aquel directo de presentación y lo que sentí al ver los vídeos de Pepe y Maca, mi quiero se fue haciendo más seguro y supe que quería ser parte de Galene.

¿Y sabéis qué?, como todos, tuve que cuadrar temas personales que con un poco de ayuda, se iban resolviendo, y, en muy poco tiempo, al regreso de un viaje, llegó la llave definitiva en forma de llamada… Mi emoción dio un vuelco y las gracias infinitas me van acompañando en esta aventura. 

¿Y ahora?

Mis rutinas ahora giran en torno al objetivo Galene y me engancha la forma de presentar el temario con los ejercicios intercalados, me resulta muy ameno, en una casa con tres niños pequeños esto es fundamental…a veces me pongo a leer con mucho sueño ya, pero enseguida me despierto por el interés. Y lo mejor de todo, es que lo que estoy aprendiendo lo estoy haciendo desde mí, y esto hace que este Master se convierta en este Viaje del Terapeuta que decía al principio, pues si vas a visitar lugares, quizás tengas muchas fotos, pero tu paisaje interno poco cambiará; sin embargo, cuando viajas, vas viviendo y vivenciando ese dónde estás, y puedes no tener ni una foto o tan sólo unas pocas, pero tu paisaje interno, no volverá a ser el mismo, algo en ti habrá cambiado.

Un viaje privilegiado es para mí este Máster en Counselling en Psicoterapia Humanista Integrativa. Gracias por hacerlo posible.

 


Beatriz
Estudiante del Máster de Counselling Humanista Integrativo

1 Comment

  1. Hola Beatriz! Me ha encantado tu artículo y viaje personal, muchas gracias por compartir! Que así de enriquecdor y ameno continúe para ti, asi lo ha sido para mí también. Un abrazo 🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *