Mi mes de Noviembre

¡Hola lectores!

Pues bien, a principios de noviembre me enfrenté a un nuevo comienzo y reto. Comencé a trabajar y mi ilusión ha ido en aumento. Me siento súper afortunada y agradecida por la oportunidad que me han dado. Ahora me toca compaginar esa responsabilidad con el avance de los módulos del máster y no me está resultando sencillo porque también le sumo la novedad de nuestro hogar. ¡Quiero hacer de todo y conocer tantas cosas que me falta tiempo!

También han surgido nuevos problemas y piedras en el camino que saltar. He de reconocer que estoy más cansada de lo que me imaginaba. ¡Las emociones me están agotando! En el trabajo me siento a gusto tanto con mis actividades a llevar a cabo como con mis compañeros. Eso sí, aprendiendo de todos y literalmente de todo, desde horarios de comida, qué se come, descansos, competidores, clientes, industria… Y también conociendo y adaptándome a nuestro hogar, vecinos y alrededores. Aquí también han surgido inconvenientes. Debido a que vivimos en un apartamento, los ruidos pueden ser demasiado perceptibles. Esto me está llevando a tener que elevar mis niveles de paciencia y aceptación, ya que tanto mi cultura como manera de comunicarme es distinta a la de otras personas. Las personas con las que he tratado, la verdad, no han sido de mi agrado. Así que me encuentro ante un nuevo frente a explorar en mi terapia personal para seguir mejorando y avanzando por mi propio bien.

Tal y como se refleja en la foto, el viento (y/o la tempestad) puede influir en la forma en la que crecemos, aunque yo confío en que no pueda conmigo y sobreponerme con buen humor, aceptación y felicidad con el apoyo de mi terapia.

¡Hasta la próxima!

Virginia Clemente

 

Virginia Clemente
Estudiante del Máster de Counselling Humanista Integrativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *