Estrenando Guión

¿Qué tal estáis querid@s lector@s?

Esta vez quiero compartir con vosotros varias  conclusiones importantes a las que he llegado  en este último mes. Hasta la fecha no había estado tan patente y presente el factor  TIEMPO en mi vida. Ese concepto abstracto que sirve para estructurar la realidad externa dándole sentido a nuestros actos y a nuestra existencia, ha caído sobre mí con mayúsculas.

Acostumbrada como estaba a utilizar el término “no tengo tiempo” cuando trabajaba para asumir más volumen de trabajo; en casa  para hacer cada vez más cosas;  en los momentos de ocio para no permitirme hacer lo que de verdad quería; ahora ha perdido el sentido que tenía y la función que desempeñaba en mi vida.

De repente este protagonista principal en mi guión de vida se torna mi aliado, me da la mano y me acompaña siguiendo mi ritmo, el ritmo que yo marco, el que yo elijo atendiendo a mis circunstancias y necesidades. Ahora el impulsor  “date prisa”, que desataba en mi comportamientos y actitudes relacionados con la urgencia e inmediatez en el HACER del día a día, ha dado paso al permiso de  “tómate tu tiempo”. Y todo esto desde que empecé a disfrutar de mi  excedencia voluntaria en mi trabajo hará escasamente un mes. ¡¡¡Aleluya¡ ¡¡¡.

Mientras  esperaba que llegara el momento de hacer realidad mi sueño, podía seguir llevando prácticamente el mismo guión más flexible y permeable, pero se trataba  del mismo, sin fijarme en detalles del paisaje y en señales internas ( sensaciones, intuiciones). Había conseguido avanzar en el QUÉ hago abriendo el abanico de posibilidades, pero no en el CÓMO lo hago, pues continuaba con el patrón de la prisa  y la velocidad imprimiendo un ritmo de acción intenso en mi vida  con constantes actividades para evitar estar conmigo.

Entrar en contacto con mis verdaderas necesidades, sentimientos y pensamientos y ESTAR conscientemente conmigo de lo que pasa dentro de mí y fuera sin resistencias o defensas.

En esta mi nueva vida recién estrenada y todavía desconocida, ha tomado relevancia el sentido del ESTAR. Y es abrumador darse cuenta de lo cómodo y seguro que resulta caminar por un sendero que ya está hecho, aunque no te guste, simplemente dejándote llevar y llegando al destino que marca el camino. Sin  sobresaltos, sin curiosidad o iniciativa, sin pensar.

Todavía estoy en proceso de adaptación al cambio, caminando cada día por una ruta distinta, eligiendo  y reinventando el camino que  mejor me lleva a alcanzar mis metas (que unos días será tener sesión con alguno de mis pacientes de prácticas y avanzar algo la tesina, o ir a la reunión trimestral del cole de mis hijos  y la compra de la semana).

Me doy cuenta de que me estoy enfrentando a los mecanismos de defensa que han sido mis compañeros de viaje, protegiéndome de posibles peligros desconocidos y de mis deseos (no fuera que se hicieran realidad). Todos esos mensajes paternos recibidos en mi infancia en forma de mandatos: “No seas tú mismo”, “No lo logres”, “No sientas”, “ No disfrutes” , “ No pienses”  frenaban a mi parte más genuina y esencial manteniéndome estancada en el mismo sitio.

Por eso  ahora que doy los primeros pasos por mi nuevo guión  también se ha desatado la incertidumbre de no saber qué me depara el destino, qué hago y a dónde me lleva el camino. Los miedos profundos y la incertidumbre recluidos tras el muro de contención de mi antiguo  guión se han liberado con el cambio de rumbo. Está siendo muy importante para mí, el apoyo y seguridad  que encuentro en mi psicoterapeuta y gracias al  trabajo que estoy haciendo en mi proceso personal puedo mitigarlos y mirarles de frente a los ojos.

¡Al fin! Es duro y alentador a la vez.  Es satisfactorio ver como paso a paso y poco a poco voy enfrentándome a mis miedos y haciendo realidad mis deseos.

Continuo creciendo cada día un poquito más, ahora desde la plena consciencia y atención  al momento presente disfrutando y dedicándome el tiempo que merezco para simplemente estar.

Os dejo con una bonita frase de Víctor Frankl  que resume muy bien lo que siento

“Al hombre se le puede quitar todo excepto la libertad de elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino”

Un fuerte abrazo a tod@s .

Hasta el próximo mes

Susana Palacios

 

Susana Palacios
Estudiante del Máster de Psicoterapia Humanista Integrativa

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *