El sentir de un abrazo

abrazos

Un abrazo, que cosa tan maravillosa.

Nunca me había parado a sentir y expresar un abrazo de la forma en la que lo hicimos durante nuestro primer encuentro de máster. Aún hoy  lo recuerdo, y se me erizan los vellos de la emoción. Cuantas sensaciones enfrascadas en un solo día, en unas pocas horas…

Yo soy una persona cariñosa y me siento muy cómoda con el contacto, pero pocas veces me “dejaba abrazar”. Con dejar abrazar quiero decir que en la mayoría de las veces soy yo la que abrazo y los demás reciben el abrazo, pocas veces me dejo caer en brazos de alguien, suelo ser el soporte, aunque poco a poco, con trabajo y aprendizaje, las cosas van cambiando.

No había tomado consciencia de esto en mí misma hasta que el fin de semana presencial del máster nos enseñaron a “dar y recibir abrazos”.

Esta experiencia me hizo tomar consciencia de mi misma y aprender que puedo estar en la posición de ser abrazada, dejándome sentir, con amor y confianza.

Un abrazo es una maravilla terapéutica, el contacto en terapia es esencial, pues somos seres relacionales y necesitamos del contacto piel con piel para vivir sanos y felices.

Cierto es también que cada persona es un mundo y puede ser que para algunas personas el contacto les resulte muy difícil, por lo que hay que respetar el tiempo individual de cada uno y preguntar siempre si se desea un abrazo o no.abrazo

El contacto con abrazo tiene unas propiedades que calman y dan seguridad, y pasados unos 15-20 segundos se produce la liberación de oxitocina , la hormona del amor,  que permite crear un vínculo especial . Los abrazos relajan, reducen la tensión arterial, mejoran la autoestima, mejoran el sistema inmune y producen un gran bienestar.

Los abrazos no son una herramienta terapéutica más, son una base fundamental de la terapia humanista integrativa, donde prima el cuidado, la seguridad y la calidez humana.

Ante tal necesidad de contacto humano y los magníficos beneficios que nos aporta, he decidido abrazar y dejarme abrazar mucho más, disfrutando y sintiendo la energía y el calor que me transmiten las personas que me rodean.

antonia_firma

Antonia Fernández
Estudiante del Máster en Psicoterapia Humanista Integrativa

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *