El potencial de las personas

el potencial de las personas

¡ Hola lectores !

El mes pasado visité el campo de exterminio de Choeung Ek, uno de los más de 300 campos de exterminio donde se produjo genocidio y la prisión S21-Toul Sleng durante el régimen de los Jemeres Rojos en Camboya hace tan sólo 41 años. La verdad es que fue devastador. En medio de un ambiente festivo en muchos países del Sudeste asiático debido al Nuevo Año budista (13-15 Abril) – una de las celebraciones más conocidas es el festival de agua en Tailandia llamando Songkran, en Camboya también se celebra con un festival de agua y casi todos los negocios permanecen cerrados puesto que se producen numerosos desplazamientos y celebraciones con familia y amigos – fue aún más triste revivir la crueldad sufrida por los camboyanos donde más de 3 millones de personas murieron… 3 millones de una población de 8 millones… Todas las familias perdieron miembros cercanos… Impactante.

Creo que a día de hoy la sociedad no se ha recompuesto completamente de esa época tan cercana y denigrante. Lo que sucedió en Camboya, desafortunadamente, no es una excepción. Me vienen a la cabeza muchos países, crímenes similares y guerras también recientes: España, Alemania, Rusia, Ruanda, Guatemala y un largo etcétera. Sin duda, esta visita contribuyó a aumentar mi creencia en el potencial de las personas. Como he mencionado con anterioridad, es un gran factor para estar estudiando este máster, ¡creo que las personas tenemos un gran potencial! Y precisamente lo creo así, creo en el potencial de las personas ya que, como vemos en los hechos históricos, el potencial personal no siempre ha sido empleado en pro de las mismas.

phnom Penh

Algunas personas desarrollan más su lado psicótico, obsesivo, dominador… Otras se dedican a ser colaborativos, positivos, trabajadores, soñadores… Y lo que creo que jamás debería suceder son situaciones extremas donde individuos traten de imponerse por la fuerza y a través de ella. Siguen dándose situaciones inexplicables como la que se vive en la península de Corea, donde se da una división de un país por un régimen que me cuesta comprender en lo que actualmente se define como «Corea del Norte».

Sigo creyendo en el potencial de las personas… Y está en nuestra mano hacer una diferencia en nuestros caminos, creo que podemos cambiar de rumbo hacia situaciones constructivas, de apoyo, donde las personas se tengan en cuenta unas a otras. Donde podamos desarrollarnos, ser creativos, crecer y respetarnos. Creo que se puede lograr, y no hablo de que todos seamos iguales ni mucho menos. La variedad de ideas y la multiculturalidad son magníficas. Sin embargo, creo que es interesante encuadrarlas en el respeto y el crecimiento. Desde luego ese camino es el que yo elijo y deseo. Quiero enfocar mi potencial a crecer y a mejorar el presente para que exista mejor futuro. Apoyar, acompañar, escuchar, empatizar y comprender para poder avanzar.

¡ Hasta la próxima!

Virginia Clemente

 

Virginia Clemente
Estudiante del Máster de Counselling Humanista Integrativa

1 Comment

  1. Hola Virginia,

    Yo también creo en el potencial de las personas, aunque desconfío de las revoluciones que quieren «imponer» un cambio que consideran mejor, como es el caso que cuentas. Creo, sobre todo, en la frase de Gandhi, «se tu mismo el cambio que quieres para el mundo», es decir, desde el interior de las personas hacia fuera.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *