Caricias

caricias - javier

La palabra caricia me hace sonreír y sentir profundamente. Si bien mi lista de palabras favoritas es grande, algunas de ellas, como por ejemplo caricia, me parecen muy bellas y creo que son difíciles de clasificar. Es una palabra que puede ser relacionada con el afecto, el cariño, la dulzura, el placer, el valor, el contacto, la calidez… y aunque es cierto que el significado de una palabra puede variar de persona a persona, en el máster hemos tenido una oportunidad para hablar de caricias que quiero explorar un poquito en estas líneas.

Las caricias son experiencias para compartir, pero también es posible vivirlas contigo mismo.

En ese sentido, una de las reflexiones iniciales en estas semanas, tiene que ver con concedernos el permiso de obtener y sentir nuestras propias caricias. Ser conscientes de lo que hacemos por nosotros de forma libre, y el valor que ello tiene.

Otra reflexión muy relevante tiene que ver con la condicionalidad de las caricias, el hecho de tomar consciencia puede ayudarnos a aprender.

Quizá,  para mí, el haber encontrado nuevas acepciones para la palabra caricia, ha sido un descubrimiento muy importante. Así como haber diversificado su significado y las experiencias donde las caricias pueden ser negativas o positivas, donde puede que no se obtengan o no nos las permitamos.

Una reflexión más profunda tiene que ver con el efecto en nuestra autoestima, como pueden considerarse un bien que puede acumularse y en ese sentido,

su falta puede conllevar consecuencias en nuestro estado emocional.

Ojala sea esta una oportunidad para hacer llegar más y mejores caricias para compartirlas, recibirlas y generarlas de forma más diversa, frecuente y libre.

Javier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *